Preloader

Si quieres cambiar el mundo observa primero si eres capaz de eliminar tus contradicciones.

Luego limpia tu casa,
barre el jardín,
ajusta tus cuentas,
cuida tu cuerpo,
coloca cada cosa en su lugar.

Si te sientes orientado hacia la gran tarea del cambio social no reniegues de la modesta tarea de ayudar en el lugar donde habitas.

Después continúa por tu lugar de trabajo y por aquellas personas con las cuales convives.

Pero atención: si buscas de verdad no ostentes tu búsqueda, no es necesario hacer ver a los otros que estás en el camino, no se precisa convencer a nadie ni hacer proselitismo.
Y es mejor que no uses tu lucha ni tu búsqueda para lanzarte hacia el prestigio y el reconocimiento de la gente.

Si buscas la verdad contribuye con tu alegría y ayuda a iluminar la jornada con tu sonrisa,
adorna con tréboles tus sienes en vez de golpearte el pecho en nombre de tus pecados.

No hagas como los Buscadores confundidos que arrugan la frente, castigan su cuerpo y tratan de hacerse notar para que los otros vean qué espirituales son.
Eso no sirve, es sólo un error de cálculo, otra trampa de la personalidad.

Entonces, si quieres cambiar el mundo, comienza eliminando tus contradicciones,
ayuda en el lugar donde estás,
cuida tu cuerpo, tu mente y tu espíritu.

Y acuérdate siempre de ti y de tu camino, con libertad y alegría.

Mario Corradini. Fragmento del Libro El Buscador.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *