Preloader

Los Mantras

Por Mario Corradini

La leyenda cuenta de un príncipe que besa a la bella durmiente.

El príncipe es el sonido, la bella durmiente es la energía encerrada en el ser humano.

 

¿Qué es un “mantra”?

Se dice que un mantra es un sonido sagrado. Más allá de lo que entendamos por “sagrado” (palabra que se emplea demasiado generosamente) los mantras son palabras o frases que se entonan como sonidos repetitivos. En muchos casos su pronunciación es acompañada por la visualización de una imagen. Los practicantes de esta técnica los usan para rezar a su divinidad preferida, alejar los males o simplemente para atraer la buena suerte.

 

¿Qué significan?

Se asegura que no es importante conocer el significado del mantra, ya que su accionar tendría que ver con la particular pronunciación de los sonidos que lo conforman. Atribuir un significado al mantra podría distraer la atención de quien lo pronuncia y entonces ya no se trataría de sonido puro. Es decir que el mantra no puede producir su efecto si la mente está llena de pensamientos dispersos. Por esta razón, en algunas tradiciones se le da al discípulo –o creyente- una imagen a la que tiene que visualizar durante las entonaciones.

 

¿Qué decimos en Biomúsica sobre los mantras?

Creemos que son un recurso técnico. Su entonación tiene que ver con el detener la cadena de pensamientos automáticos para favorecer un cambio en el estado de conciencia. Los sonidos poseen influencias subjetivas y/o objetivas sobre el ser humano. Las subjetivas se refieren a las emociones y asociaciones propias de cada palabra archivada en nuestra memoria. Las objetivas, en cambio, hablan de propiedades del sonido que pueden estimular la mente de un modo distinto al habitual. En este último caso, el sonido golpea más allá de nuestro entendimiento.

 

Sonido y energía

Algunas escuelas de pensamiento afirman que los mantras, son sonidos dirigidos a despertar potencialidades adormecidas del ser humano, porque influyen directamente sobre la energía del cuerpo. Por supuesto, basta una mirada a las propuestas en circulación actualmente para darnos cuentas que hay muchos vendedores de humo sobre este tema. Y también muchos que justifican la práctica de esta técnica en la fe que los mueve (es obvio que si se tratara sólo de fe, bastaría con repetir cualquier palabra en la que uno cree profundamente para provocar resultados).

 

En fin ¿funcionan o no funcionan?

A mi entender, los mantras que “funcionan” (más allá de las interpretaciones subjetivas) no son sólo un grupo de sonidos colocados en un orden casual y repetidos innumerables veces, sino que están ligados íntimamente:

  • a una zona del cuerpo,
  • a un potencial energético
  • y a un determinado nivel de conciencia de quien los pronuncia.

Cuando en Biomúsica afirmamos usar antiguos conocimientos sobre el uso del sonido y su influencia sobre las personas, nos referimos exactamente a eso.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *