Preloader

El JUEGO EN BIOMÚSICA

Su beneficio para despertar recuerdos

Por Mario Corradini

 

¿Qué sucede cuando una persona juega como cuando tenía pocos años de edad? El juego tomado como juego, sin las especulaciones del mundo adulto, es una fuente de estímulos para despertar recuerdos.

Al crecer reducimos los movimientos

Durante el crecimiento, la persona restringe la variedad de sus movimientos: de los giros veloces, del salticar, de las cabriolas de la infancia queda muy poco. El adulto, en efecto, economiza esfuerzos y con eso, lentamente, se esclerotizan sus movimientos. Este proceso de mecanización y rigidez de sus músculos es paralelo al automático recorrer siempre los mismos circuitos mentales y los mismos comportamientos. Movimientos repetitivos equivalen a los mismos pensamientos y a las mismas emociones.

Los movimientos mecánicos promueven pensamientos mecánicos

Una persona habituada a movimientos mecánicos se acostumbra también a pensamientos mecánicos, aunque no se dé cuenta de ello. Por el contrario, la ejecución de movimientos no habituales provocará, en dicha persona, asociaciones diversas a las cotidianas. También estimulará nuevas reacciones emocionales, induciendo a nuevos modelos de comportamiento.

Con el juego una nueva información producida a nivel muscular (movimiento no habitual) favorece la apertura de otros circuitos o el despertar de viejos circuitos inactivos.

Cuando un adulto juega como un niño realiza muchos movimientos no habituales, fuerza músculos endurecidos por el tiempo que guardan imágenes y sensaciones. Estas últimas, con la reactivación del movimiento, pueden emerger a la consciencia y ser observadas. Esta es una de las razones por las cuales en Biomúsica utilizamos los juegos.

Los movimientos no habituales evocan recuerdos.

La memoria está en cada parte del cuerpo, no sólo en el cerebro. El cuerpo tiene su memoria. Los recuerdos que se activan a partir del movimiento de determinados músculos, pueden esconder conflictos, verdaderos bloqueos emocionales que se proyectan a la consciencia directamente o bajo forma de alegoría. Las imágenes percibidas narran situaciones pasadas, así como sucedieron o en un modo simbólico. Su fluir coincide con la necesidad de descargar tensiones mentales, pero la verdadera importancia de este proceso radica en el hecho que, a través de su emersión, se puede trabajar sobre algunos comportamientos cotidianos que consideramos dañinos.

 

Obtiene más información sobre:

Biomúsica

Formación de Operadores en Biomúsica

 

 

 

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *